<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=1095616987626592&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Agendar cita gratis

Sarro, halitosis y gingivitis: los percances de los brackets

Estás de cita con una persona que te encanta, van al lugar más bonito para que el amor florezca; ordenan los alimentos y te mira la boca, piensas que es porque muere por besarte, pero no… ¡tienes comida atorada en los brackets! *Gritos de terror*. ¡Afortunadamente, sólo fue una pesadilla! O ¿no? Hablamos de una muy mala situación que no se la deseas ni a tu peor enemigo.

 

Sin embargo, esto es más común de lo que crees al usar este tipo de aparato… y lo sabes. De hecho, es probable que hasta hayas estado cerca del aliento de una personas con brackets y la verdad no siempre es agradable. Y hablando de estos problemas, te contamos cuáles otros pueden venir si no hay una limpieza dental adecuada. ¡Toma nota!

 

Halito… ¿qué cosa?

Cuando alguien se hace una corrección de dientes con brackets, uno de los problemas que puede experimentar es la halitosis. “No sé qué es, pero suena a muerte”, más o menos. En realidad, es bien conocido como mal aliento y sí, puede aniquilarte socialmente. Esto se ocasiona principalmente por las bacterias que absorben los restos de alimentos que quedan entre estos aparatos.

 

Los brackets tienen muchos espacios pequeños en los que la comida se queda rezagada, por lo que quizá los hábitos de higiene que tenías antes no serán suficientes. Tu cepillo dental no podrá sacar las partículas pequeñas y éstas se alojarán ahí hasta causar mal aliento. ¡Suena algo terrorífico y lo es!

 

El sarro y la placa contra ti

Así es, si de por sí corregir tus dientes con brackets ya era un riesgo a muy largo plazo, súmale la placa bacteriana. Esto es causado por tu saliva y de nuevo, son las partículas de comida que al combinarse con azúcares en tu boca se vuelven una especie de Transformer de ácido, listo para atacar tus dientes y encías. ¿Resultado? Caries, enfermedades periodontales y sí, sarro. 

 

Hablando de ello, las consecuencias del sarro son terribles. Imagina esto: corriges tu sonrisa con brackets y se crea la placa bacteriana, no la logras sacar porque no puedes cepillarte bien, se endurece como costra en tus aparatos y dientes. ¡Ya no hay más! Sólo un odontólogo logrará eliminarlo. ¡Descanse en paz tu higiene!

 

<h2>Ya sonrojaste tus encías</h2>

 

Sin intención de espantarte, al hacer una corrección de dientes con brackets, sólo te decimos que también puedes esperar la gingivitis. Así como te sonrojas con la persona que te gusta, tus encías lo harán, pero no de amor. Esto se deriva de una inflamación por no tener la higiene adecuada al usar ese aparato de metal endemoniado. 

 

El resultado puede ser sangrado y dolor, además de irritación. Sí, es reversible, pero ¿a qué costo? Por otro lado, este problema puede sumar tiempo a tu proceso de ortodoncia. Por lo que si planeabas deshacerte del metal pronto, pues no será así.


Sabemos que quieres una sonrisa perfecta, pero ¡no te preocupes! Hay caminos mucho más fáciles, en menor tiempo y costo y sobre todo muy amables con tu higiene para corregir tus dientes. Los alineadores dentales invisibles son una gran opción sin pasar por toda una cadena de dolor y consecuencias molestas.

Back to Blog

Related Articles

¿Para qué sirven los alineadores dentales?

Hace relativamente poco tiempo, la industria dental en México comenzó a hablar sobre los sistemas...

Descubre el poder de tu sonrisa en tu día a día

La sonrisa es un arma muy poderosa. Y sí, sabemos que suena a cliché, sin embargo, debemos...

fits Smile, los alineadores dentales de menor precio

Es muy probable que tú seas de las pocas personas en México que conoce la industria de los ...